La tecnología vuelve a brillar

Semana de transición en Europa, donde el DAX30 sigue intentando batir sus máximos históricos. Se suma a ello el SMI suizo, que también con cierta timidez intenta cerrar filas por encima de los altos previos a la crisis sanitaria. Un fallo en este tipo de resistencias, con una ruptura al alza de los 25,6 puntos en la volatilidad del DAX, podría ser problemática a corto plazo. Es ahí, en la volatilidad, donde sigue abierta la gran anomalía de los últimos tiempos.

Continúa leyendo La tecnología vuelve a brillar

Semana de inquietante consolidación en las bolsas

La situación a nivel precios sigue siendo bastante idílica, incluso aunque hayamos visto un retroceso tras la ruptura de nuevas resistencias. Índices como el AEX holandés y el SMI suizo han acabado subiendo durante la semana. El Dow Jones de Transportes llegó a marcar nuevos altos crecientes. El retroceso de las principales referencias, inquietante sobre todo tras una ruptura de resistencias de corto plazo como la que presuponía la semana previa, no puede deteriorar un toro tan evidente.

Continúa leyendo Semana de inquietante consolidación en las bolsas

¿Un 2021 sin fronteras bursátiles?

Acarician las bolsas la idea de una situación general de máximos históricos. Se acerca a sus máximos históricos el Stoxx600 total return, que recomendé junto al DAX30 en los mínimos de marzo como modo de cargar las alforjas. Sinceramente, nunca pensé que pudiera estar escribiendo este artículo tan solo diez meses después. La recuperación ha resultado tan histórica como el hundimiento, para sorpresa de propios y extraños.

Cada vez son más las bolsas que marcan máximos históricos aunque pueda parecer mentira. Esta semana lo hizo el índice alemán -que para los que van aún sin los mimbres necesarios para comprender este juego en el largo plazo, es un índice total return-. Sucede todo esto habiendo superado Wall Street las faltas de confirmación alcista que padecía a principios de 2020, cuando Dow Jones de Transportes y Russell2000 no respaldaban las alzas del Nasdaq, el Dow Jones Industrial o el S&P500. En ese sentido el actual es un mercado más robusto, pues es más produndo. No así en términos de sentimiento inversor donde, como a primeros del 2020, uno no puede menos que sentirse inquieto con las lecturas que presentan los mejores registros norteamericanos, sobre todo desde septiembre del pasado año. De hecho, las lecturas son mucho más extremas que entonces. Pero se mueve.

Y no sólo se mueve, sino que consigue nuevos prodigios. Si hace unos pocos meses el Nasdaq batió algo que llamé muro de granito, resistencia que frenaba al Nasdaq antes de la crisis sanitaria y que tomaba una década de desarrollo, hoy tenemos a un Standard & Poor´s 500 en disposición de ir a buscar el suyo. Y eso supone un alza bastante considerable en tendencia con pocas dudas chartistas en el horizonte, si es que existe alguna.

Empecemos por Europa y por China, y que valga ésta para visualizar lo que está pasando en el mundo emergente. De China escribí para empezar el año, y el rally semanal ha sido francamente notable. De Europa hay que hacerlo al cierre de una semana en la que han caído notables resistencias ascendentes de corto plazo, muy bien trazadas en el caso del AEX holandés o del EuroStoxx50 total return, pero en la que lo más destacable, sin duda, viene de la mano de que el DAX30 ha marcado un nuevo máximo histórico, batiendo diferentes resistencias de medio/largo plazo.

La ruptura ha llegado de la mano de una vela semanal de ida y vuelta, que convirtió dudas en alegría tras los primeros compases del ejercicio, donde nuestras bolsas se resintieron debido al fuerte correctivo con el que empezó el año Wall Street, pero viéndolo a cierta distancia, encontrando el DAX apoyo en el último hueco alcista dejado por el índice en gráfico diario; su primer soporte de corto plazo. Desde el primer soporte a marcar nuevos máximos. Eso, obviamente, no es bajista.

Y sin embargo persiste el mercado europeo en su incapacidad para relajar la zona de mínimos marcada por su volatilidad en los últimos meses. Este inquietante elemento desaparecería en el caso en que se rompiesen los 21 puntos del VDAX con claridad. En su favor puede decirse que ya ha perdido dos buenas ocasiones para moverse en el sentido que arroparía un golpe de los bajistas más allá del corto plazo. Sostienen los técnicos que suele salir por el lado bajo lo que fracasa en su intento de salir por el lado alto; y viceversa. Este es un tipo de problemática que se puede constatar con igual claridad en el caso del mercado norteamericano, donde VIX y VXN siguen también sin relajarse con nuevos mínimos, desde hace meses, pese al buen tono de los índices bursátiles.

Es ahí, en el mercado norteamericano, donde pondré como siempre hago el foco. Las rupturas de resistencia en medio plazo que se vieron a finales del mes pasado son muy relevantes. El Standard & Poor´s 500 superó la zona de oferta ascendente que se obtenía de la unión de los máximos de 2018 y primeros de 2020, y eso proyecta al índice, teóricamente, hacia la resistencia ascendente que éste mantiene desde 2010, equiparable a lo que denominé el muro de granito cuando el Nasdaq enfrentaba niveles situados algo por encima de los 10.000 puntos. Eso proyecta al índice un doce por ciento más allá del cierre de ayer viernes, en busca de una resistencia que permite sumar un uno por ciento mensual. Llegar a ese punto con las lecturas de sentimiento inversor que han sido alcanzadas en septiembre sólo podría llevarme a considerar una importante reducción de exposición. Incluso el amor más puro termina.

El mes de diciembre terminó con una vela blanca que arrancaba con gap de ruptura de resistencias ascendentes. Sólo la falta de confirmación por parte de la volatilidad, que sigue siendo un problema en tendencia mientras no se marquen nuevos mínimos descendentes por el VIX y el VXN, así como las resistencias ascendentes de corto plazo que fueron cayendo a lo largo de la semana, podían utilizarse como objeciones chartistas a una situación que sólo puede calificarse como de subida libre. Preciosa la forma en la que el Dow Jones de Transportes se vino arriba desde directriz alcista de corto plazo. Contundente la recuperación desde soportes más cercanos en varios de los principales índices, para posterior ruptura general de los patrones envolventes desplegados, el lunes, en zona de resistencia creciente. Los osos se han quedado sin nada que oponer a los alcistas desde el punto de vista de la acción del mercado. La euforia puede continuar, rumbo a un nuevo muro de granito, pero tengo que considerar que debe considerarse muy difícilmente franqueable. La euforia tiene fronteras.

La euforia bursátil sigue sin afectar a los precios

Continuidad en las inercias dentro de un entorno conflictivo como el que intentaba describir la semana pasada. Y sin embargo fue una semana notable para el DAX30, con sus nuevos altos crecientes. El DAX30 rompió una importante zona de resistencia, si bien es cierto que ante el desinterés del conjunto de las bolsas europeas y con una volatilidad que no ha apoyado el movimiento. Y eso no es saludable, especialmente estando ésta a niveles considerablemente elevados, como son los que seguimos registrando.

Continúa leyendo La euforia bursátil sigue sin afectar a los precios

Primeras señales de alerta bursátil

Empezaba mi análisis de la semana pasada mostrando que el Nasdaq100 no había roto al alza como parecía sugerir el Nasdaq Compuesto. No por el momento… Y volvía a insistir en las resistencias crecientes del S&P500 y el S&P100 en versión total return. Lo cerraba señalando el brutal soporte del VIX en la zona de los 20 puntos y el patrón expansivo del Dow Jones de Industriales. Una ruptura alcista del Dow con pérdida de los 20 puntos podría abrir el éxtasis final por el que me preguntaba… Sin ello, el pescado está vendido y tendremos una corrección sensible antes de que la gran resistencia ascendente del S&P500 pueda perforarse.

Continúa leyendo Primeras señales de alerta bursátil

¿Un desplome del dólar para el éxtasis final de Wall Street?

Hay pocas preguntas importantes que deban responderse ahora mismo si uno viene haciendo las cosas con un cierto criterio: la tendencia es impecable desde hace mucho tiempo, no es por tanto la hora de descubrir si en bolsa puede ganarse un buen fajo de billetes comprando títulos. Hubo un tiempo para esa pregunta, y el que la respondió acertadamente tiene premio. Otra de las que pueden responderse hoy con certeza es que no estamos ante una oportunidad inmejorable para ganar otro gran fajo adquiriendo valores, sino probablemente entrando en el tiempo en el que sucederá finalmente lo contrario.

Continúa leyendo ¿Un desplome del dólar para el éxtasis final de Wall Street?

Noviembre, mes de gloria alcista

Una jornada para que entremos en el último mes de un año que ha roto todos los moldes. El desplome de febrero-marzo es historia bursátil, la recuperación posterior también. Incluso para el IBEX35 de noviembre, pues con una subida superior al 25 por ciento va a conseguir una ganancia mensual NUNCA antes vista desde que nació el índice a primeros de los años ´90.

Continúa leyendo Noviembre, mes de gloria alcista

Calma bursátil en zona de gran dificultad

Fue una semana de pocos cambios, donde a nuestro mercado le afectó mucho más la desinversión del BBVA en Estados Unidos que las novedades sobre la vacuna de Moderna. Son las sorpresas lo que provoca explosiones en los mercados. Fue una semana de transición, algo que a nadie puede extrañarle considerando lo vivido en las dos anteriores y, sobre todo, teniendo presente las resistencias que el mercado enfrenta. Conviene tener claro que no se ha logrado todo lo que hay que lograr para destapar el cava.

Continúa leyendo Calma bursátil en zona de gran dificultad

Gloria a Pfizer y al gráfico total return

Siendo una semana grandísima la vivida en las bolsas europeas tras la victoria sobre el COVID19 de la norteamericana Pfizer, lo cierto es que el pescado se vendió en la anterior, que el mercado venía perfectamente orientado tras alejarse volando de sus soportes tal y como contaba la semana pasada.

Lo sucedido a las bolsas les viene de maravilla, pero la realidad es que no supone técnicamente nada nuevo en tendencia porque ésta no había sido deteriorada en lo más mínimo fuera de Europa y marginalmente en ésta si atendemos al común de los grades índices. Venimos de un rally alcista global desde marzo sin fisuras relevantes salvo en el caso de Madrid y Londres, donde no hemos visto largos movimientos laterales con soporte en los mínimos de junio sino canales bajistas de corto plazo que, ciertamente en el caso español, han llegado a resultar realmente dolorosos y consentido una vuelta a los mínimos de marzo en multitud de compañías. Una excepción en el panorama global, por muy nuestra que sea, no es nada más que eso: una excepción.

Como padrino mundial que soy de la idea de que los chartistas deben usar gráficos con dividendo y ampliación ajustada por ser lo que mejor encaja con una definición de análisis técnico que podamos aceptar todos (el estudio de la acción del mercado), aprovecharé la ocasión que nos da la brutal continuidad del rally para poner de manifiesto lo importante que puede llegar a ser el hacer uso de gráficos ajustado también en los índices, de usar total return en lugar de los habituales price return que verá que usan comúnmente los chartistas. Y es que como colectivo somos más planos que el carné de identidad.

Comparar los últimos meses del IBEX de toda la vida, price return, con el IBEX total return, permite constatar la enésima demostración de cómo los gráficos comúnmente aceptados nos aleja de los momentos clave. Si coge el IBEX35 total return se dará cuenta de que éste no perdió, ni siquiera ligeramente, los mínimos de marzo. Sí sucedió en el IBEX35 al uso. No diré que la de éste fue una señal de venta, no me lo parece, pero desde luego el analista de turno estaba mucho menos dispuesto a tomar posiciones alcistas que el que ve como el soporte se respeta escrupulosamente; tal y como sucede en el chart total return. Más si, como es el caso, tienes también en el mismo punto el suelo de canal bajista del índice. El mismo suelo que el gráfico comúnmente aceptado tenía bastante más abajo… Ve esperando que se toque el suelo de canal alcista para pensar entrar querido “chartista”. Es evidentemente, una vez más, que el gráfico total return hace un mejor trabajo. Y es así porque el gráfico total return respecta mejor la definición de análisis técnico. Ampliaciones y dividendos NO SON ACCION DEL MERCADO, pero sus efectos se dejan sentir en los índices que utilizan comúnmente los analistas técnicos. Salvo en el DAX30 y el Bovespa brasilero, índices total return, circunstancia que incluso la mayoría de los profesionales ignora hasta el día que lee a un “grillado” como yo.

No es fácil cambiar hábitos y costumbres. En elEconomista, medio en cuya génesis intervine, donde creé la herramienta de inversión de la que tanto presumen, regresaron inmediatamente al gráfico price return tras echarme a patadas por no querer incrementar la operativa de la herramienta de inversión ni dejar de usar gráfico total return por el bien de la causa. Hay analistas mucho más fáciles de conducir hacia los intereses del que manda. Esos gráficos no los conoce nadie, van a pensar que estamos locos… Como digo, hay que estar un poco “grillado”.

Tengo que dar las gracias al El Confidencial por haber entendido y respetado mi decisión de hacer uso de gráficos que la mayoría de gente no conoce aún, sabiendo que eso supone para todos tener menos lectores. Pero nunca le ha valido cualquiera a este medio…

Dicho esto, la vivida es una semana impresionante en Europa, con nuevos altos crecientes respecto a los últimos meses en romedios como el Stoxx600 y el AEX holandés en versión total return. No en referencias como el DAX alemán y el SMI suizo. Y aunque no  fue perfecta al otro lado del charco, hay que decir que tampoco resulta neceario: no han tenido una sola tentación bajista destacable en precio desde los mínimos de marzo, lo que es sencillamente un prodigio.

Durante la semana el movimiento alcista en el mercado norteamericano ha sido dispar. El Nasdaq ha relajado la presión compradora con cesiones por motivos que podemos entender, si bien su volatilidad cerró en mínimos semanales y descendiendo pese a las pérdidas del mercado. El S&P500 ha estado tímido por el fuerte peso que en él tienen los grandes de la tecnología, dejando el esfuerzo comprador sobre todo para el Dow Jones Industrial y el Russell2000, que eran los únicos dos grandes promedios del mercado que no habían marcado altos históricos en versión total return. Bien, pues ya los tenemos. Y con ello se supera de modo general la falta de confirmación que aquejó al mercado en la segunda parte de 2019. Todos los grandes índices, a la espera de confirmación en cierre mensual, se han movido claramente por encima de los altos del 2018. No es algo que refuerce el corto plazo, para eso sólo necesitábamos ver en la corrección del Dow Jones Industrial la bandera de continuidad alcista que presentaba hace dos semanas, pero sí es algo que hace que eventuales correcciones corto plazo no deban considerarse -en principio- tan amenazantes para el proceso de fondo como podía serlo, por ejemplo, la de marzo. Incluso aunque a nivel sentimiento inversor hayamos visto cosas incluso más extremas. Entonces la bolsa tenía un peor virus.

En relación al corto plazo, la semana no puede ser considerada en ningún como caso negativa aunque no haya habido continuidad a los gaps alcistas semanales dejados de la mano de la noticia de Pfizer. Al menos mientras éstos sigan en pie de modo general. El S&P500 tiene pendiente una brutal resistencia creciente que tiene origen en 2018, pero no los altos de 2018. Mientras no se cierre el hueco alcista semanal desplegado el pasado lunes, debe considerarse a la ruptura de esta resistencia como lo más probable. Mientras no se pierdan los mínimos de septiembre, zona 320 para un ETF ajustado por dividendo y ampliación de capital -lo que en este momento coincide perfectamente con el 3.200 del S&P500 price return-, debemos considerar a la tendencia como alcista. Más dura en términos chartistas eran los 10.300 del Nasdaq100 y estamos donde estamos…

Las bolsas se alejan volando del abismo

Cerraba mi tribuna de la semana pasada comentando que precios y volatilidad iban a intentar pasar al siguiente nivel si no se producía una recuperación sensible e inmediata, destacando la contención de la volatilidad y la presencia de soportes muy relevantes tanto para un Dow Jones Industrial como para el Dow Jones de Transportes de los que se podían destacar las velas desplegadas al final de la semana y sobre primeros soportes en tendencia.

Continúa leyendo Las bolsas se alejan volando del abismo