La tecnología ya no es sólo el futuro

No es una situación benévola la que presentan las bolsas pese a la brutal recuperación de Wall Street. Aposté por la recuperación en la zona de mínimos recomendando compras en el Standard & Poor´s 500, llegar hasta aquí tenía mucho sentido técnicamente en cualquier tipo de escenario, incluso en el del establecimiento de un suelo en tendencia principal como afirmo con tono jocoso a finales del análisis.

Pero hay que reconocer que el camino que ha tomado el mercado no es el mejor. Esta no es la más esperanzadora forma de batir la parte alta del objetivo de trading que marqué al abrir mi recomendación que pudiéramos tener. Las bolsas presentan en este momento el mismo tipo de falta de convicción general que mostraron en los últimos meses de 2019.

Sí, parte de Wall Street se viene arriba desde sus zonas de soporte estructural. Sí, el Nasdaq100 ha superado el segundo de los grandes huecos bajistas dejados durante el desplome, cerrando más allá del nivel que supone rebotar más de dos terceras partes de la corrección. Sí, venirse tan arriba es impropio de un mercado bajista declarado y general, pero lo hace en solitario. Ni siquiera el Nasdaq Compuesto ha recuperado tan profundamente aún, y desde luego chirría profundamente el que índices como el Russell2000 y el Dow Jones de Transportes se mantengan a tan a kilómetros como que permanecen bajo la zona de mínimos de 2019; el nivel sobre el que recomendé el S&P500. Esa es una debilidad potencial que presentó el mercado a finales de 2018: no fue una ruptura confirmada por estos promedios. Como tampoco lo hicieron algunos índices europeos, repitiendo hoy esa falta de capacidad de seguimiento de un modo tan abrumador como general con la excepción del SMI suizo.

CHARTINDICESUSA

Esta semana, sin embargo, los alcistas han recibido una noticia mejor que la irreverencia del Nasdaq. Viene del lado del sentimiento inversor. La encuesta de Investors Intelligence se ha movido claramente por encima de cero y completa el trío de elementos de suelo potencial en los que más confío cuando se trata de detectar suelos de medio plazo. Uno de ellos es el VIX, que no tuvo bastante con el 50 y se fue hasta su máximo de 2008. Y ahí hay que mirar a muy corto plazo, porque el movimiento bajista de la semana ha dejado al mal llamado “índice del miedo” justo en el nivel en el que se detuvo tras alcanzar los 90 puntos en 2008. Hizo falta otra andanada bajista entonces, que empezó justo a este nivel de VIX.

En el corto plazo podríamos volver a ver pérdidas sensibles si éste se mueve claramente por encima de los 43 puntos y el mercado cierras los huecos desplegados ayer viernes. Pero en la lectura de fondo, la que intento casar con la encuesta de Investors Intelligence, el VIX se está comportando del modo en que necesitan los alcistas también.

sentimiento

En cualquier caso la tecnología se ha reivindicado para quedarse, y los inversores deberían tomar nota porque va para largo. Los que puedan, de hecho, deberían ir aún más lejos y plantearse seriamente la posibilidad de invertir en fondos de venture capital. Tengo el privilegio de haber colaborado en la creación y desarrollo de Conexo Ventures, fondo de innovación con el que uno siente que ha pasado a otro nivel (si tiene interés en ello puede mandarme un correo electrónico a cdoblado@agoraeaf.com). Por tanto, entiendo de primera mano lo que significa todo esto: el mundo está en una completa disrupción ejercida por el software, y quizá esta vez algunas cosas sí sean diferentes. El Nasdaq seguirá humillando a sus rivales, pero sólo se irá sosteniblemente por encima de los 10.000 puntos si el resto va cerrando heridas. Si no puede o no se atreve con venture capital, intente al menos hacerle un hueco a Wall Street, y muy especialmente al Nasdaq, en próximas correcciones. Su yo del futuro se lo agradecerá.

Siento decirte que ahora viene lo difícil

Abril ha empezado bien para los alcistas. Bastante bien, algo completamente previsible por otro lado tras lo acontecido en marzo. Superado el patrón del EuroStoxx50 en muy corto plazo, una bandera de continuidad alcista en muy corto plazo, sugiere que los precios debieran ser capaces de seguir ganando altura y conseguir recuperar al menos el 50 por ciento del movimiento bajista previo también en Europa. El problema es que eso ya ha sucedido en Wall Street. Continúa leyendo Siento decirte que ahora viene lo difícil

No sé si hemos visto el suelo

Ahora que hemos encontrado soporte y rebotado con cierta fuerza sobre él, ahora que hemos visto algunas circunstancias positivas como las velas envolventes de hace dos semanas o el movimiento bajista de la volatilidad, la pregunta es… ¿Ha sido esto todo? Continúa leyendo No sé si hemos visto el suelo

Semana negra en Wall Street

Desplome inmisericorde en Nueva York, donde ayer la fuerte apertura inicial se convertía en la enésima jornada de corrección y rango descomunal. Pese a la prometedora vela desplegada el miércoles, ni confirmada ni anulada pese a lo de ayer, el mercado norteamericano se ha mostrado incapaz de cotizar algunas cuestiones que debieran haber aliviado a los alcistas. Continúa leyendo Semana negra en Wall Street

El pánico estremece a las bolsas de valores

Durante esta semana, he escrito que utilizar gráficos para lo que tenemos entre manos es como enfrentarse a un león con un tirachinas. Con todo, espero que no se me entienda mal, a un servidor le nombraron para el Premio Joven y Brillante de periodismo económico porque con el tirachinas planteó un suelo generacional en marzo de 2009 mientras se hablaba del fin del capitalismo. Entonces, como siempre, me apoyé en otras muchas cosas. Si me lee habitualmente sabrá que soy un amante de las herramientas de sentimiento inversor. Continúa leyendo El pánico estremece a las bolsas de valores

Que el lunes no te venza el pánico

El pasado lunes me dirigía a mis clientes para explicar con más detalle lo que había dejado anunciado en esta tribuna: con el VIX en 50, la posibilidad de rebote era considerable. En Wall Street, por supuesto, que es donde estas cosas se miden y funcionan. Cada día más se comprueba que el resto de referencias mundiales son una especie de bazar en el que invertir en base a su relación con Estados Unidos resulta pesado y a veces infructuoso. Continúa leyendo Que el lunes no te venza el pánico