Los 10.000 del Nasdaq, ese muro de granito

Parecía ganar el mercado un aliado con la ruptura alcista de los bancos, algo de gasolina de última hora para que el Nasdaq atacase la misma zona de inmensa resistencia que se alcanzó antes de que estallara el COVID. Hay que decir que entonces teníamos algunas resistencias más que enfrentar: máximos históricos del DAX30 y del IBEX35 total return, antigua directriz alcista del Stoxx600 total return… Los 10 mil debían alcanzarse, se alcanzaron, y el fallo ha sido estrepitoso. Continúa leyendo Los 10.000 del Nasdaq, ese muro de granito

Te lo dije: éramos pocos y parieron los bancos

Lo que estamos viendo es un milagro. Incluso los que hemos apostado por el mercado en los mínimos de marzo, podemos ser perfectamente conscientes de ello. Hay muchos modos de recuperar, y hacerlo como una flecha no es nunca lo más sencillo. Obviamente lo han permitido las históricas acciones de gobiernos y bancos centrales, que audazmente han evitado mucho dolor ahí fuera aunque el populismo les acuse de volver a favorecer a Wall Street frente a Main Street. Es bastante incierto, y es que las acciones llevadas a cabo van mucho más allá de las tomadas para atajar la gran crisis financiera de 2008.

Haz click aquí para ver el resto del artículo…

Los bajistas vuelven a morder el polvo

Semana de ganancias notables, con la que el S&P500 total return consigue recuperar más de dos tercios de la corrección bajista. Como el Nasdaq antes que él. Con la que el S&P500 total return consigue cerrar el segundo de los huecos bajistas desplegados durante la corrección bajista. Como el Nasdaq antes que él. El Nasdaq, de hecho, consiguió ayer cerrar semanalmente por encima del primero de ellos. Si nos lo cuentan en marzo les llamamos beodos.

Y sí, digo corrección porque también eso puede ser un movimiento del 40 por ciento. Lo escribí entonces, lo sigo pensando. Lo que desde luego ninguno pensábamos es que fuéramos a asistir a una vuelta en “v” tan colosal. Si tuvimos el primer trimestre más devastador de la historia, ahora tenemos el segundo trimestre más glorioso en más de ochenta años. Queda un mes para el cierre, es cierto. Pero desde luego, que caigan resistencias tan importantes más allá del Nasdaq es algo que tiene importancia técnica, que nos dice cosas sobre lo que cabría esperar en el futuro. Y sí, que también las ataquemos en muchos otros índices, que fueron los protagonistas por fin, es un paso adelante tras una consolidación que duraba muchas semanas. El as del que hablaba la semana pasada resultó ser de diamantes.

También en Europa tuvo su recompensa el as puesto sobre la mesa. Muchos índices consiguieron altos crecientes. El DAX30 alemán consiguió cerrar el segundo de los grandes huecos bajistas desplegados en la corrección. El IBEX35 se permitió dejar un velón blanco para confirmar en gráfico semanal el mismo tipo de pauta que antes se había dejado en gráfico diario por parte muchos índices, y que era el argumento central de mi tribuna de la semana pasada. Incluso los bancos se movieron con fuerza al alza, aunque sin romper por ahora resistencias relevantes en tendencia. Y eso importa.

No sé si pronto tendremos una corrección bajista. Es perfectamente razonable. De hecho ya podríamos haberla tenido. De hecho, en la mayoría de los episodios de la historia ya la habríamos tenido. Lo que sí sé es que el mercado norteamericano ha elegido el camino más recto, que va eliminando, una tras otra, las minas puestas en el mismo por los bajistas durante el desplome; y que nos guste o no es Wall Street quien marca el camino. Los que no quisieron creer en la posibilidad de que la corrección podía establecer un suelo relevante en marzo tienen ahora un serio problema. El que comenten casi siempre en la mayoría de los técnicos: olvidarse de que a largo plazo, cuando de índices de renta variable se trata, el mayor de los riesgos es no estar dentro. Es más fácil salir que volver a entrar.

Un as de corto plazo para los alcistas

La semana se resume con extraordinaria facilidad. La vida sigue igual, pero con un paso adelante que merece la pena analizar detenidamente por sus implicaciones de muy corto plazo y lo que a partir de éstas de ellas puede derivarse.

Y es que en el muy corto plazo Nasdaq y del S&P500 marcaron nuevos altos crecientes, manteniéndose, sin embargo, bajo dos brutales huecos semanales. El Nasdaq habría conseguido recuperar la totalidad del desplome causado por la llegada del COVID a Europa y el cierre del norte de Italia. TOTALMENTE. Un bofetón en toda la cara para los que vienen desgañitándose desde hace demasiado tiempo al grito de “burbuja”, señalando donde no la hay, como si rey estuviera desnudo en lugar de estarlo el que grita.

No hay sin embargo ruptura de la zona de resistencia, una resistencia de las que tiene gran significado en el proceso de medio plazo. Y sinceramente, convendría quitársela de encima para ver con los mejores ojos a las correcciones que eventualmente lleguen. Con todo, los patrones de muy corto plazo del Dow Jones de Industriales, del Dow Jones de Transportes y del Russell2000, son banderas de continuidad alcista. O sea, formaciones chartistas que sugieren que debiéramos ver máximos crecientes. Máximos que aunque puedan agotarse no tardando muchos días, sí, pero que pueden dar paso a un importante desarrollo adicional que sería probablemente capaz de liquidar en cierre semanal a los citados huecos. Y eso, analíticamente, resultaría muy positivo a medio plazo. Para los toros, claro.

Índices norteamericanos.

En el lado europeo, siempre más rezagados en el progreso, la semana estuvo de nuevo protagonizada por el DAX30. La situación de consolidación se mantiene intacta una semana más, pero con la ruptura de algunas directrices bajistas de corto plazo que, en algún caso, como el del EuroStoxx50 total return, pueden encasillarse exactamente dentro del mismo tipo de patrón continuista que se ve en los citados índices de Wall Street. Altos más allá del cierre del pasado lunes propondrían formaciones potencialmente alcistas para el corto plazo, tras muchas semanas de lateralidad, en índices como el sectorial bancario, el MIB italiano y el IBEX35.

Índices europeos.

Gráfico TR: Expansión logra un hito que debió ser de elEconomista.

Hace unos años me echaron de la casa que ayudé a refundar: elEconomista. Muchos fueron los motivos, siendo el dinero el más importante de todos. Lo he contado muchas veces… Pero lo que la gente no sabe es que una de las cosas que más cabreo causaba en los editores era mi obsesión con los índices total return.

Los bancos europeos, frente al abismo

Desde el último día de abril las bolsas están en fase correctiva. Esa jornada, y la de uno de mayo en Wall Street, pusieron sobre la mesa un claro quiero y no puedo en zona de extraordinarias resistencias. Sólo el Nasdaq siempre el Nasdaq, conseguía la semana pasada sobreponerse a esos patrones pese a la fuerte recuperación general. Esta semana, todos los índices se vinieron abajo nuevamente… Continúa leyendo Los bancos europeos, frente al abismo

El mercado intenta evitar la recaída al infierno

La semana pasada llevaba peligro. Mucho peligro. Y en cierto modo éste sigue ahí porque no ha sido completamente desdibujada. Pero sí parcialmente y no en cuestiones poco importantes. La semana pasada fue un principio de aborto en zona de extraordinaria resistencia en medio plazo, con grandes implicaciones analíticas a medio plazo, con un contraataque que arrancó con fuerte hueco, como lo hizo el mercado bajista al que algunas referencias de renta variable intentan sobreponerse con una facilidad igualmente asombrosa desde hace semanas. Continúa leyendo El mercado intenta evitar la recaída al infierno

El lobo bursátil muestra de nuevo sus orejas

Me lanzaba a la piscina tras la primera semana completa del mes de abril, comentando que lo difícil venía ahora. Pocas cosas habían pasado desde entonces en Europa, con unos precios tan lateralizados que permitían definir niveles para intentar determinar en qué momento el mercado podía estar señalando recaída… Incluso en Estados Unidos, si uno presta atención a los avances que habían conseguido hasta esta semana referencias como el Dow Jones de Transportes y el Russell2000, el movimiento había sido escaso. Continúa leyendo El lobo bursátil muestra de nuevo sus orejas

¿Esquivaremos la vuelta al abismo bursátil?

Semana de quiero y no puedo vendedor, con dos sesiones muy duras en las que los índices norteamericano perdían los huecos alcistas desplegados el viernes 17 y el VIX perforaba claramente los 43 puntos, dejando una inquietante isla de muy corto plazo los primeros y un pequeño doble suelo la volatilidad. Europa, que se despeñaba ante la idea de un simple ajuste del poderoso rally de las últimas semanas, resistía sin embargo sobre la zona que delimita la vuelta al abismo en todo momento. Continúa leyendo ¿Esquivaremos la vuelta al abismo bursátil?

La tecnología ya no es sólo el futuro

No es una situación benévola la que presentan las bolsas pese a la brutal recuperación de Wall Street. Aposté por la recuperación en la zona de mínimos recomendando compras en el Standard & Poor´s 500, llegar hasta aquí tenía mucho sentido técnicamente en cualquier tipo de escenario, incluso en el del establecimiento de un suelo en tendencia principal como afirmo con tono jocoso a finales del análisis.

Pero hay que reconocer que el camino que ha tomado el mercado no es el mejor. Esta no es la más esperanzadora forma de batir la parte alta del objetivo de trading que marqué al abrir mi recomendación que pudiéramos tener. Las bolsas presentan en este momento el mismo tipo de falta de convicción general que mostraron en los últimos meses de 2019.

Sí, parte de Wall Street se viene arriba desde sus zonas de soporte estructural. Sí, el Nasdaq100 ha superado el segundo de los grandes huecos bajistas dejados durante el desplome, cerrando más allá del nivel que supone rebotar más de dos terceras partes de la corrección. Sí, venirse tan arriba es impropio de un mercado bajista declarado y general, pero lo hace en solitario. Ni siquiera el Nasdaq Compuesto ha recuperado tan profundamente aún, y desde luego chirría profundamente el que índices como el Russell2000 y el Dow Jones de Transportes se mantengan a tan a kilómetros como que permanecen bajo la zona de mínimos de 2019; el nivel sobre el que recomendé el S&P500. Esa es una debilidad potencial que presentó el mercado a finales de 2018: no fue una ruptura confirmada por estos promedios. Como tampoco lo hicieron algunos índices europeos, repitiendo hoy esa falta de capacidad de seguimiento de un modo tan abrumador como general con la excepción del SMI suizo.

CHARTINDICESUSA

Esta semana, sin embargo, los alcistas han recibido una noticia mejor que la irreverencia del Nasdaq. Viene del lado del sentimiento inversor. La encuesta de Investors Intelligence se ha movido claramente por encima de cero y completa el trío de elementos de suelo potencial en los que más confío cuando se trata de detectar suelos de medio plazo. Uno de ellos es el VIX, que no tuvo bastante con el 50 y se fue hasta su máximo de 2008. Y ahí hay que mirar a muy corto plazo, porque el movimiento bajista de la semana ha dejado al mal llamado “índice del miedo” justo en el nivel en el que se detuvo tras alcanzar los 90 puntos en 2008. Hizo falta otra andanada bajista entonces, que empezó justo a este nivel de VIX.

En el corto plazo podríamos volver a ver pérdidas sensibles si éste se mueve claramente por encima de los 43 puntos y el mercado cierras los huecos desplegados ayer viernes. Pero en la lectura de fondo, la que intento casar con la encuesta de Investors Intelligence, el VIX se está comportando del modo en que necesitan los alcistas también.

sentimiento

En cualquier caso la tecnología se ha reivindicado para quedarse, y los inversores deberían tomar nota porque va para largo. Los que puedan, de hecho, deberían ir aún más lejos y plantearse seriamente la posibilidad de invertir en fondos de venture capital. Tengo el privilegio de haber colaborado en la creación y desarrollo de Conexo Ventures, fondo de innovación con el que uno siente que ha pasado a otro nivel (si tiene interés en ello puede mandarme un correo electrónico a cdoblado@agoraeaf.com). Por tanto, entiendo de primera mano lo que significa todo esto: el mundo está en una completa disrupción ejercida por el software, y quizá esta vez algunas cosas sí sean diferentes. El Nasdaq seguirá humillando a sus rivales, pero sólo se irá sosteniblemente por encima de los 10.000 puntos si el resto va cerrando heridas. Si no puede o no se atreve con venture capital, intente al menos hacerle un hueco a Wall Street, y muy especialmente al Nasdaq, en próximas correcciones. Su yo del futuro se lo agradecerá.