Nunca es fácil el camino. Las metodologías patinan, incluso en mercados alcistas. Un analista técnico sensato, por ejemplo, puede perderse buena parte de un rally porque sabe salir y no es capaz de volver a entrar porque los activos que intenta trabajar han girado en “v”, y una “v”, aunque puede paliarse con herramientas de sentimiento inversor, es un no patrón que hace difícil el trabajo cuando pretendes hacer algo más que prever: proteger capital. ¿Cómo volver si no conoces la zona de stop?

Pero lo que no se puede es hacer el ridículo. Y no hablo de números, hablo de respeto. Respeto por lo que se supone que haces. Y un analista técnico es alguien que, por encima de todo, acepta que forma parte del banco de peces y que no va normalmente al frente del mismo. Haber despreciado o despreciar el actual mercado alcista es un sacrilegio técnico desde hace semanas. Se podrá estar más o menos largo, pero lo que no se puede es estar en otra cosa. Y mucho menos estar corto. Porque no es verdad que las vueltas bajistas sean rápidas e impredecibles. De hecho las vueltas bajistas son mucho menos rápidas e impredecibles que las vueltas alcistas, debido a que en los techos la volatilidad es inferior que en los suelos.

La ruptura del movimiento lateral/alcista de índices como el Dow Jones Industrial y Standard&Poor´s 500, que en versión price return no difieren en casi nada de las total return que siempre muestro, ya alertó de que la fiesta regresaba a las pantallas tras meses de lateralidad. Dos años en los que el S&P y el Nasdaq se movieron, en realidad, de techo a suelo de canal alcista. Esta semana, de hecho, la volatilidad del Nasdaq –VXN- marcó los niveles más bajos en muchos meses rompiendo un soporte francamente espectacular. En el caso europeo se puede hablar de rupturas de procesos que van incluso más allá, o muchísimo más allá si tomamos referencias como el EuroStox50 total return.

tribuna1

La voz, como es lógico, se corre. Esta semana, el Bank of America, usando gráficos (no del todo bien porque estos tampoco se enteran de que un índice que paga sensibles dividendos deja de ser la mejor referencia qué está pasando -hoy entiendo aquello que me dijo un día el mismísimo Steve Nison: me hace usted preguntas que nunca me han hecho nadie en ningún lugar del mundo y llevo treinta años hablando de velas-), ha planteado un potencial superior al 10 por ciento para el IBEX35 los próximos meses. No hay que ser un lince, con los patrones que se han confirmado recientemente.

tribuna2.gif

Lo hay que tener es un problema de cognición para ser analista técnico e ignorar todo lo que ha sucedido desde el pasado octubre. O pasar de todo, claro, de perdidos al río, que convencer al que viene equivocándose de que hace lo correcto es un negocio muy lucrativo porque con él suele comulgar la mayoría de la gente. Hay que tenerlos muy bien puestos para arriesgarse a que te den primero por delante y luego por detrás.  Errar es humano, errar mucho es de analista técnico. Hacer un mal trabajo forma parte de cualquier método excelente -que le pregunten a los `value´ últimamente-. Pero llevarle la contra a un mercado alcista siendo analista técnico sólo muestra mucho miedo, mucho ego, y/o mucho morro. Lo primero es difícil de corregir. Lo segundo es sólo cuestión de tiempo si trabajas en esto. Eso sí, mientras lo comprendes, el mercado te pasa por encima más de lo debido por tenerle poco respeto. Lo tercero, no tiene cura.