Cuidado con los listillos, emprendedor

Como te introduje en mi anterior post, salí rumbo a Madrid en silencio aunque sin perder un minuto. Sólo pensaba en cómo cazar al par de corruptos que controlaban el consejo de administración de mi empresa y poner lo máximo posible a salvo. Había quedado ya con el consejero delegado por la tarde del día siguiente, en Zaragoza, así que tenía una oportunidad de pillarle desprevenido ahora que se sentía el amo del calabozo.  Continúa leyendo Cuidado con los listillos, emprendedor