Soy discípulo del dolor

Ludwig Van Beethoven dijo una vez que debíamos considerar a las dificultades como peldaños para una vida mejor. Cuentan que afirmaba que era discípulo del dolor. Asumir que el dolor es parte inherente de la vida, que resulta inevitable en nuestro tránsito por el mundo, también en el de la inversión, la especulación o el trading -llámele como quiera porque es todo lo mismo-, no me parece un mal modo de empezar cualquier acercamiento a él. Otra cosa, es pura ingenuidad por parte de quien busca el grial o pura mezquindad por parte de aquellos que hemos vendido picos y palas. Continúa leyendo Soy discípulo del dolor