Estos (banqueros) alemanes están locos

Decía el corpulento y sobrehumano Obélix que los romanos están locos, y es que no entendía por qué se complicaban tanto la vida con lo fácil que es cuando te has caído en una marmita. El irreductible e inseparable compañero de Astérix no conoció nunca la clase de pepinos que se tiran en las bolsas. Ni falta que le hacía. Continúa leyendo Estos (banqueros) alemanes están locos