El analista de elEconomista no paga ni sus deudas

Le dedico ya poco tiempo al “bueno” de Joanet Cabreru (he decidido catalanizarle el nombre porque me cuentan que está entregado a la causa `indepe´ para llevarse bien con la parienta). Da hasta un poco de pena seguir con ello tras haber revelado con todo tipo de pruebas la clase de energúmeno sin ética que está al frente de Ecotrader, la herramienta de inversión que creé para elEconomista con una condición: no me robéis impunemente los clientes. Lo hicieron, algo que hubo que solventar con condena judicial porque la gente de Editorial Ecoprensa es de esos fariseos liberales que no respetan los contratos que firman, ni siquiera estando entre en sus principios fundacionales el buen gobierno corporativo. Continúa leyendo El analista de elEconomista no paga ni sus deudas

Anuncios

elEconomista, azote `indepe´, también cuenta fábulas en los juzgados

De la ruina que han ido propagan Cabrero y su socio desde su chiringuito he hablado largo y tendido. Y ahí siguen por obra y gracia de elEconomista. Pero de lo que pasó en el juicio donde se condenó a Ecoprensa hay tanto que contar que no sé si algún día terminaré con ello. Tal fue el numerito que allí montaron, que el juez que, ojiplático, no se cortó un pelo en llamarles la atención en reiteradas ocasiones… Y tiene su gracia ver por Twitter, pese a lo bloqueado que me tienen, algunos artículos del medio en los que se hace sorna sobre la actitud judicial de los políticos secesionistas catalanes. Continúa leyendo elEconomista, azote `indepe´, también cuenta fábulas en los juzgados

El juez a elEconomista: eso que me cuenta no pasó (hasta las bolas de mentirosos)

Tras muchas semanas en otras cosas, con Cataluña y el libro que hemos publicado Isaac de la Peña y yo por bandera, no he tenido tiempo de dedicarle unas líneas mi saga en elEconomista. Va llegando a su fin, pero tiene aún algún capítulo glorioso por delante. Este es, sin duda, uno de los mejores… Y oye, así sacamos un poco la cabeza del independentismo y nos echamos unas risas. Continúa leyendo El juez a elEconomista: eso que me cuenta no pasó (hasta las bolas de mentirosos)

Paseando con butroneros por el juzgado

 

Te introducía en mi anterior post algo que te puede sorprender si un día te matan tus socios: que acabes siendo tú el primero que recibe una citación judicial dentro de la guerra brutal de tribunales que se va a producir si no dejas que te arrollen por delante y por detrás. En mi caso, fue el pequeñín de la casa el que dio el golpe -tras haberme advertido con acabar de hundir la empresa si no hacía lo que elEconomista y él querían, cosa que a mí me sonó a extorsión-,  denunciando falsamente a la empresa de la que era socio fundador y primer ejecutivo. Continúa leyendo Paseando con butroneros por el juzgado

Y elEconomista se rió del juez…

La peligrosa actitud social de los directivos de Editorial Ecoprensa llegó al troleo de lo más sagrado que pudiera tener un liberal: un contrato. Siendo fuerte podría considerarse una cuestión de interpretación por una mente cándida… Lo que lo hace ya execrable es comprobar cómo ante el juez nuestros amigos de la Ecojungla se contradijeron, creo que podría decir incluso que parecería que mintieron si hacerlo y decirlo no fuera un delito. Continúa leyendo Y elEconomista se rió del juez…

¿Traficó elEconomista con tus datos para intentar comprarme?

¿Preparado para otro post sobre los grandes éxitos de la Ecojungla? Porque llega la hora de ocuparse de algo que enuncié en un primer momento pero que ha tenido que esperar. No quería hacerlo antes de presentar la pertinente denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos. Vamos con ello… Continúa leyendo ¿Traficó elEconomista con tus datos para intentar comprarme?

Cuidado con los listillos, emprendedor

Como te introduje en mi anterior post, salí rumbo a Madrid en silencio aunque sin perder un minuto. Sólo pensaba en cómo cazar al par de corruptos que controlaban el consejo de administración de mi empresa y poner lo máximo posible a salvo. Había quedado ya con el consejero delegado por la tarde del día siguiente, en Zaragoza, así que tenía una oportunidad de pillarle desprevenido ahora que se sentía el amo del calabozo.  Continúa leyendo Cuidado con los listillos, emprendedor